Viajes a Luxemburgo

Encuentra castillos que se alzan en acantilados sobre ciudades medievales en este país montañoso del centro de Europa. A pesar de su pequeño tamaño, Luxemburgo tiene una próspera economía y su propio idioma.

Luxemburgo, uno de los países más pequeños de Europa, también es uno de los más ricos, debido a la extensa industria bancaria. La ciudad capital tiene una zona financiera con edificios vidriados y Mudam, un llamativo museo de arte moderno diseñado por I.M. Pei. Bien vale la pena visitar las áreas más antiguas de Luxemburgo: sus ciudades empedradas de antaño, las fortalezas medievales sobre cimas de colinas y el paisaje natural de montañas, campos agrícolas y valles.

Fundada en el siglo X, Luxemburgo cuenta con muchas ciudades medievales bien conservadas. Visita el hermoso centro histórico de la capital del país, la Ciudad de Luxemburgo. El centro histórico se dispone entre imponentes acantilados con un río que lo atraviesa. Camina por Le Chemin de la Corniche, una pasarela elevada que rodea los acantilados y ofrece un panorama de las estructuras medievales.

Muchos de los edificios de la ciudad son originales, como el majestuoso Palacio Gran Ducal del siglo XVI. Desde la pasarela, asciende a la Montée de Clausen para encontrar Casemates du Bock, una red de cuevas del siglo XVIII creadas en la montaña.

Nada es más característico de Luxemburgo que sus castillos ubicados sobre la cima de una colina, que adornan las montañas Ardenas en el norte del país. Recorre una ruta de senderismo por el valle del Eisch que atraviesa siete castillos. Aquí también se encuentra la ciudad de Vianden. El centenario Castillo de Vianden, que se ilumina por la noche, en lo alto de una colina es una postal inolvidable.

En el sector este del país, hay terrenos agrícolas de un color verde intenso a lo largo de valles pintorescos. Recorre el valle del Mosela en la frontera alemana de Luxemburgo para probar uno de sus conocidos vinos blancos. Desde allí, dirígete a la pequeña ciudad de Echternach, que se originó como una abadía en el año 698.

Puedes llegar a Luxemburgo en avión hasta el aeropuerto internacional ubicado en las afueras de la Ciudad de Luxemburgo; o bien, en tren desde cualquier ciudad de los países cercanos. Comúnmente, se habla francés y alemán en el país. Además, escucha con atención para descubrir el idioma luxemburgués propio de Luxemburgo.


Guía para explorar Luxemburgo


Reserva tus vacaciones en Luxemburgo



Buscar destinos globales