Paquetes vacacionales en Hungría

Este país de Europa central era parte de un vasto imperio y, en la actualidad, es una gran república que celebra la gloria de su pasado imperial en su espectacular arquitectura.

Hungría tiene una de las historias más fascinantes de Europa. El país fue constantemente invadido y ocupado por los otomanos y los turcos, hasta que los húngaros recuperaron su independencia y crearon un imperio de más de 50 millones de personas. Este imperio fue derrotado después de la Primera Guerra Mundial, pero Hungría conservó la espléndida arquitectura de sus días imperiales y medievales. En la actualidad, podrás ver que los edificios del país revelan su épica historia, mientras que su cultura cuenta una historia mucho más tranquila de tradiciones folclóricas y relajados spas.

Los edificios más majestuosos de Hungría se encuentran en la capital imperial, Budapest. Presta atención al Castillo de Buda ubicado en la cima de una colina. Los comienzos de esta construcción en el banco occidental del río Danubio se remontan al siglo XIII. Recorre otros impresionantes edificios en la Colina del Castillo (Varhegy), como las puntiagudas torres del Bastión de los pescadores, que ofrecen una vista panorámica del Danubio, y el Parlamento de Budapest en el banco oriental.

La arquitectura en las ciudades más pequeñas de Hungría también refleja su antigua historia. Visita Eger, al noreste de Budapest, para ver el gran Castillo de Eger, que fue construido para hacer frente a los ataques de los turcos en el siglo XVI. Al sur, en la ciudad de Pecs, echa un vistazo a la histórica Mezquita de Gazi Kazsim Pasha.

Descansa de la historia húngara en uno de los numerosos spas de aguas termales ubicados en todo el país. Los Baños termales de Széchenyi, los más famosos del país, forman uno de los complejos de baños más grandes de Europa. Si quieres vivir una experiencia natural, relájate en el Lago Héviz, un gran lago de aguas termales a 38.5 °C (101.3 °F).

Como resultado de la actividad geológica que da lugar a las aguas termales, Hungría también cuenta con numerosas redes de cuevas subterráneas. En el Parque nacional Aggtelek, ubicado en las afueras de Eger, se encuentra la Cueva de Baradla, la cueva de piedra caliza más grande de Hungría.

Para llegar a Hungría, vuela al aeropuerto internacional ubicado en las afueras de Budapest. Si prefieres una experiencia más memorable, llega en ferry por el Danubio desde Viena o Bratislava. Desde Budapest, también puedes hacer cruceros por el Danubio que te permitirán contemplar las planicies rurales de Hungría.


Guía para explorar Hungría


Reserva tus vacaciones en Hungría



Buscar destinos globales