Las pirámides de Teotihuacán

Sube a estas grandes y altas pirámides, y admira los murales e imágenes talladas en piedra, de esta antigua ciudad abandonada. 

Las pirámides de Teotihuacán son los restos de una antigua ciudad de 48 kilómetros (30 millas) al noreste de la Ciudad de México. Se cree que Teotihuacán fue construida alrededor del año 100 aC y creció hasta convertirse en una poderosa ciudad con más de 100,000 habitantes. Fue abandonada unos pocos cientos de años más tarde, pero todavía es posible subir a las grandes pirámides y caminar entre los templos y murales. Recorrer esta zona arqueológica de 3.4 hectáreas (8,357 acres) y aprender sobre la vida y cultura de la gente de esta ciudad, te tomará varias horas.  

La atracción principal del sitio arqueológico son la Pirámide del Sol, el Templo de Quetzalcóatl y la Pirámide de la Luna. La Pirámide del Sol es la tercer pirámide más grande del mundo, y se encuentra en el lado este del sitio. Los habitantes de Teotihuacán creían que ésta marcaba el punto desde donde se creó la tierra. Sube los 248 escalones y tendrás una vista panorámica de la ciudad y más allá. La subida puede ser difícil, pero hay suficientes lugares donde parar y descansar antes de llegar hasta arriba.

La Calzada de los Muertos es el eje principal de la ciudad. Camina los 3 kilómetros (2 millas) de extremo a extremo, para darte una idea del tamaño de la ciudad. En la pared de la calzada podrás ver la pintura colorida de un jaguar. Este mural originalmente estaba pintado a lo largo de la avenida.

Visita el Templo de Quetzalcóatl en el extremo sur de la avenida y camina entre los evocadores edificios de piedra. Tómate una foto con las enormes serpientes emplumadas talladas en la roca. La Pirámide de la Luna se encuentra en el extremo norte de la calzada. Desde su cima tendrás una vista espectacular de la Calzada de los Muertos.

El museo de la cultura teotihuacana, en la zona arqueológica, incluye hallazgos arqueológicos más recientes del sitio, así como collares elaborados, tumbas y otras esculturas.

Hay autobuses que salen hacia las pirámides, cada media hora, desde la Terminal Central de Autobuses del Norte de la Ciudad de México. El museo cuenta con un restaurante donde podrás sentarte para comer y descansar. También es posible llevar tu picnic y comer en las pirámides. Hay poca sombra en el sitio; por lo tanto, asegúrate de ponerte protección solar.


Reserva tus vacaciones en Teotihuacán